Avda. Comunidad de Madrid, 45 - San Martín de la Vega, 28330, (Madrid)

917720820

TIPOS DE VENTANAS. VENTANAS E INCONVENIENTES.

Te damos las claves para escoger las ventanas para tu vivienda.

 

En el proceso de reformar una vivienda para adaptarla a nuestras necesidades y mejorar sus prestaciones, una de las partes más importantes con las que tenemos que contar es la sustitución de las ventanas antiguas.

 

¿Por qué cambiar las ventanas?

Sustituir las ventanas de una vivienda es una gran inversión, especialmente si nuestra vivienda es de gran tamaño y son muchas las ventanas con las que contamos. Por ello, es importante tener clara la razón por la que necesitamos hacerlo.

Probablemente la razón de mayor peso es que nuestras ventanas actuales no sean lo suficientemente aislantes, tanto térmica como acústicamente. Si esto es así, la sustitución de las ventanas podría suponer un gran ahorro energético y económico mes a mes, además del confort que se ganaría.

Otra de las razones que pueden hacer plantearnos la sustitución de las ventanas es que queramos ampliar los huecos de estas a fin de contar con más luz en nuestro hogar. En este caso, es necesario contar con la valoración de un buen arquitecto a fin de que nos informe de si esta es una posibilidad para nosotros.

Por último, quizá queramos cambiar de ventanas por su aspecto estético o porque por su tipo de abertura no nos resulte práctica.

 

 

Tipos de ventanas:

 

Por el tipo de abertura.  

  • Fijas.  Como su nombre indica, este tipo de ventanas son completamente cerradas. Se pueden colocar en espacios en los que se quiere aumentar la luz que entra sin necesidad de aumentar la ventilación, en tabiques interiores, o en techos a modo de claraboya.
  • Practicable o abatible. Son las ventanas más comunes. En este caso, la hoja gira sobre el eje vertical. Conseguimos una apertura total, y por lo tanto una gran ventilación. Al colocar este tipo de ventanas, tendríamos que considerar el espacio que ocupan al abrirse.
  • Batientes. La apertura de este tipo de ventanas es vertical, y son más comunes en espacios reducidos, como baños. Gracias a su apertura reducida, nos permiten ventilar una habitación sin necesidad de ocupar el espacio que ocupan las ventanas practicables.
  • Oscilobatientes. Estas ventanas son las más versátiles. Combinan los dos tipos de los que hemos hablado anteriormente, las practicables y las batientes, por lo que nos permiten los dos tipos de apertura.
  • Correderas. Su apertura se consigue mediante el deslizamiento horizontal de sus hojas. La desventaja de este tipo de ventanas es que no conseguimos un cierre hermético, por lo que siempre van a ser menos aislantes que una ventana practicable u oscilobatiente. Además, su apertura total sólo es de una hoja. Sin embargo, no ocupan ningún espacio al abrirse, lo que es una gran ventaja en sitios reducidos.
  • Plegables. Este tipo de ventana está formada por varias hojas articuladas que abren girando sobre su eje lateral.  Suelen utilizarse en huecos de gran anchura, ya que conseguimos una apertura total ocupando un espacio muy reducido.

 

Por el tipo de perfilería.

Al escoger el tipo de material para la perfilería de nuestras ventanas, es importante considerar varios factores.  El primero sería la transmitancia térmica, es decir, la cantidad de calor que se fuga a través de la ventana. Es un factor muy importante a considerar, ya que cuanto menos aislante sea la ventana, más frío penetrará en invierno, y hará que nuestros sistemas de calefacción y aire acondicionado sean menos eficientes.  También es un valor a considerar el aislamiento acústico que nos proporciona cada material. A pesar de que lo que marcará la diferencia en este sentido será la elección de los vidrios, una buena perfilería nos proporcionará una mejor insonorización.

 

  • De madera. Pueden ser una buena opción, especialmente en ubicaciones rurales donde la estética es importante. Nos proporcionan muy buen aislamiento térmico y buen aislamiento acústico, pero hay que tener en cuenta que su precio es bastante elevado, y requieren mantenimiento periódico. No serían recomendables en lugares con climas extremos.
  • De aluminio. Su capacidad de aislamiento térmico es bastante deficiente, a no ser que nos decidamos por modelos que incorporen la rotura del puente térmico, lo que mejoran un poco sus cualidades en este sentido.
  • De PVC. Son consideradas las más aislantes, por lo que son las más eficientes y las que nos ofrecen un mayor ahorro energético.  Además es muy apropiado para conseguir un buen nivel de aislamiento acústico.

 

Lo más importante es valorar cada caso y escoger la que será la mejor elección para cada vivienda. En Construcciones y Reformas Céspedes queremos que este proceso les sea lo más fácil posible. Si te estás planteando sustituir las ventanas en tu vivienda, solicita un presupuesto sin compromiso y te daremos todos los detalles al respecto.